-10% en web 1ª cita

¿Qué trata la osteopatía?

Tu salud. Tu energía.

A mi estudio se acercan personas que han pasado por distintos tratamientos de medicina convencional - fisioterapia, traumatología, neurología -  sin obtener resultados estables en el tiempo

Y quienes desean obtener un gran bienestar corporal y quieren aprender que ejercicios necesitan hacer para autogestionarse.

Reserva ahora, paga en el centro

Tu salud.
Tu energía.

A mi estudio se acercan quienes desean obtener un gran bienestar corporal y aprender a autogestionarse sus rutinas de ejercicios y asanas

También personas que han pasado por distintos tratamientos de medicina convencional - fisioterapia, traumatología, neurología -  sin obtener resultados estables en el tiempo.

La sesión de osteopatía

Qué trata

Qué trata la osteopatía

¿Quieres saber más acerca de mis sesiones de osteopatía? 

La osteopatía es una medicina natural que ayuda a mejorar las funciones del organismo

El cuerpo tiene la capacidad innata y natural para autorregularse y curarse.

Principios de la osteopatía

— La osteopatía se basa en la anatomía, biomecánica, fisiología y patología del cuerpo humano.

— Se diferencia de la fisioterapia y otras disciplinas, por su interrelación entre los sistemas del cuerpo.

— Su enfoque consiste en tratar la causa de un dolor, alteración o desequilibrio.

El organismo es un todo

— Los osteópatas consideran a la persona y el cuerpo como un todo.

— El tratamiento osteopático te ayuda a eliminar, reducir y aliviar el dolor; de espalda, dolor de cuello, de cabeza y muchas otras alteraciones corporales.

¿Qué hace la osteopatía?

La osteopatía puede:

— Eliminar la causa del dolor.

— Reducir la tensión en el cuerpo.

—  Aliviar las cefaleas tensionales y las migrañas.

— Reducir el dolor y la rigidez de músculos y articulaciones.

— Aumentar la amplitud de movimientos y disminuir la tensión en las articulaciones.

— Tratar  problemas de la columna vertebral derivados de una mala postura o de alteraciones en los discos vertebrales.

—  Aliviar el dolor crónico mediante un tratamiento no invasivo.

¿Qué más hace la osteopatía?

Además la osteopatía puede:

— Reducir cicatrices y adherencias.

— Mejorar tras impactos (lesiones deportivas, accidentes de tránsito, etc.).

— Favorecer la autocuración del cuerpo.

— Las sesiones de osteopatía generalmente implican una gran cantidad de tratamiento manual, sin embargo, los osteópatas no solo hacen ‘crac’ en el cuello y la espalda

— Utilizamos una serie de técnicas para tratar la tensión de los tejidos blandos, las restricciones articulares y las fuentes de dolor en todo el cuerpo.

 

¿Qué tipos de osteopatía hay?

— Se suele dividir en estructural, visceral, craneal, vascular y nervioso…o incluso emocional. 

—  La osteopatía te ayuda a recuperar o potenciar el equilibrio y funcionalidad de tu cuerpo a través de la capacidad natural que tiene de “reparase” – homeostasis-

— Como resultado de nuestro conjunto de habilidades, podemos seleccionar las técnicas que mejor se adaptan a cada persona (que puede incluir o no la manipulación de las articulaciones)-

¿Qué se trata con osteopatía estructural?

La osteopatía estructural

Te será de gran ayuda para mejorar y reducir problemas en:

— Estructuras articulares y musculares (pie, tobillo, rodilla, cadera, codo, hombro, maxilar, cráneo, columna vertebral); entre otros.

¿Qué es la osteopatía visceral?

La osteopatía visceral

— Ayuda en alteraciones orgánicas y síntomas asociados a una inadecuada movilidad, motilidad y digestión.

Te será de gran ayuda para mejorar y reducir problemas de:

— Tránsito intestinal (gases, estreñimiento, diarreas) mala absorción,  inflamaciones intestinales, reflujo, acidez y hernias de hiato, entre otros.

 

¿Qué es la osteopatía sacro-craneal?

La osteopatía sacro-craneal:

— Trata el cráneo, la mandíbula y el sistema nervioso.

Te será de gran ayuda para mejorar y reducir problemas de:

—  Falta de vitalidad, insomnio, fibromialgia, fatiga crónica, apatía, inmunodeficiencias, astenia estacional, ansiedad, estrés, trastornos post traumáticos, depresión, disforia e insomnio

—  En procesos de dolores de cabeza, mareos o vértigos, sinusitis, rinitis, acúfenos, tensiones en la articulación temporomandibular, bruxismo, entre otros.